Las trabajadoras en la crisis del COVID-19

Covid-19

Comparte / Partekatu

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Se acaba de aprobar que, desde el 30 de marzo al 9 de abril incluidos, algunas actividades no esenciales se paralizan y lxs trabajadorxs tienen un permiso retribuido recuperable (deberán devolverse las horas antes del 31 de diciembre).

En empleo de hogar hay que diferenciar entre:

  • Los puestos de limpieza en domicilio, que No deben ir a trabajar.
  • Los puestos de atención a personas mayores, menores, personas dependientes o personas con discapacidad, que se consideran actividades esenciales y Sí hay que ir a trabajar.

Para leer el documento completo clicar en el signo +. Para replegar el documento cliclar en el signo -.

Artículo 30. Beneficiarios del subsidio extraordinario por falta de actividad para las personas integradas en el Sistema Especial de Empleados de Hogar del Régimen General de la Seguridad Social.

  1. Tendrán derecho al subsidio extraordinario por falta de actividad las personas que, estando de alta en el Sistema Especial de Empleados del Hogar del Régimen General de la Seguridad Social antes la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, se encuentren en alguna de las siguientes situaciones:

Hayan dejado de prestar servicios, total o parcialmente, con carácter temporal, a fin de reducir el riesgo de contagio, por causas ajenas a su voluntad, en uno o varios domicilios y con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19.

Se haya extinguido su contrato de trabajo por la causa de despido recogida en el artículo 49.1.k del Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores [Por despido del trabajador] o por el desistimiento del empleador o empleadora, en los términos previstos en el artículo 11.3 del Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar, con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19.2.

La acreditación del hecho causante deberá efectuarse por medio de una declaración responsable, firmada por la persona empleadora o personas empleadoras, respecto de las cuales se haya producido la disminución total o parcial de servicios.

En el supuesto de extinción del contrato de trabajo, este podrá acreditarse por medio de carta de despido, comunicación del desistimiento de la empleadora o empleador, o documentación acreditativa de la baja en el Sistema Especial de Empleados del Hogar del Régimen General de la Seguridad Social.

Artículo 31. Cuantía del subsidio.

  1. La cuantía del subsidio extraordinario por falta de actividad será el resultado de aplicar a la base reguladora correspondiente a la actividad que se hubiera dejado de desempeñar el porcentaje determinado en este apartado.

  1. La base reguladora diaria de la prestación estará constituida por la base de cotización del empleado de hogar correspondiente al mes anterior al hecho causante, dividida entre 30.

Si fueran varios los trabajos desempeñados en este sistema especial, se calculará la base reguladora correspondiente a cada uno de los distintos trabajos que hubieran dejado de realizarse.

  1. La cuantía del subsidio será el resultado de aplicar un porcentaje del setenta por ciento a la base reguladora referida, y no podrá ser superior al Salario Mínimo Interprofesional, excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias. En el caso de pérdida parcial de la actividad, la cuantía del subsidio indicada se percibirá en proporción directa al porcentaje de reducción de jornada que haya experimentado la persona trabajadora.

Cuando fueran varios los trabajos desempeñados, la cuantía total del subsidio será la suma de las cantidades obtenidas aplicando a las distintas bases reguladoras correspondientes a cada uno de los distintos trabajos el porcentaje del setenta por ciento, teniendo dicha cuantía total el mismo límite previsto en el apartado anterior.

En el caso de pérdida parcial de la actividad, en todos o alguno de los trabajos desempeñados, se aplicará a cada una de las cantidades obtenidas el porcentaje de reducción de jornada que haya experimentado la persona trabajadora en la actividad correspondiente; si la cuantía total del subsidio, previamente a la aplicación de dichos porcentajes, alcanzara el importe del Salario Mínimo Interprofesional, excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias, se prorrateará dicho importe entre todos los trabajos desempeñados atendiendo a la cuantía de las bases de cotización durante el mes anterior al hecho causante de cada uno de ellos, aplicándose a las cantidades así obtenidas el porcentaje de reducción de jornada que haya experimentado la persona trabajadora en la actividad correspondiente.

  1. Este subsidio extraordinario por falta de actividad se percibirá por periodos mensuales, desde la fecha del nacimiento del derecho. A estos efectos, se entenderá por fecha efectiva de nacimiento del derecho aquella identificada en la declaración responsable referida en el apartado anterior cuando el hecho causante consista en la reducción de la actividad, o la fecha de baja en la Seguridad Social, en el caso del fin de la relación laboral.

Artículo 32. Compatibilidades e incompatibilidades del subsidio extraordinario.

  1. El subsidio extraordinario por falta de actividad será compatible con las percepciones derivadas de las actividades por cuenta propia o por cuenta ajena que se estuvieran desarrollando en el momento de su devengo, incluyendo las que determinan el alta en el Sistema Especial de la Seguridad Social de los Empleados de Hogar del Régimen General de la Seguridad Social, siempre que la suma de los ingresos derivados del subsidio y el resto de actividades no sea superior al Salario Mínimo Interprofesional.

  1. El subsidio extraordinario por falta de actividad será incompatible con el subsidio por incapacidad temporal y con el permiso retribuido recuperable regulado en el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se regula un permiso para las personas trabajadoras por cuenta ajena que no presten servicios esenciales, con el fin de reducir la movilidad de la población en el contexto de la lucha contra el COVID-19.

Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.

Artículo 17.Prestación extraordinaria por cese de actividad para los afectados por declaración del estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

2. La cuantía de la prestación regulada en este artículo se determinará aplicando el 70 por ciento a la base reguladora, calculada de conformidad con lo previsto en el artículo 339 de la Ley General de la Seguridad Social, aprobada mediante Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre. Cuando no se acredite el período mínimo de cotización para tener derecho a la prestación, la cuantía de la prestación será equivalente al 70 por ciento de la base mínima de cotización en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o, en su caso, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar.

  1. La prestación extraordinaria por cese de actividad regulada en este artículo tendrá una duración de un mes, ampliándose, en su caso, hasta el último día del mes en el que finalice el estado de alarma, en el supuesto de que este se prorrogue y tenga una duración superior al mes. El tiempo de su percepción se entenderá como cotizado y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad a los que el beneficiario pueda tener derecho en el futuro.

Artículo 23. Medidas excepcionales en relación con los procedimientos de suspensión y reducción de jornada por causa económica, técnica, organizativa y de producción.

  1. En los expedientes de suspensión de contratos y reducción de jornada autorizados en base a fuerza mayor temporal vinculada al COVID-19 definida en el artículo 22, la Tesorería General de la Seguridad Social exonerará a la empresa del abono de la aportación empresarial prevista en el artículo 273.2 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, así como del relativo a las cuotas por conceptos de recaudación conjunta, mientras dure el período de suspensión de contratos o reducción de jornada autorizado en base a dicha causa cuando la empresa, a 29 de febrero de 2020, tuviera menos de 50 trabajadores en situación de alta en la Seguridad Social. Si la empresa tuviera 50 trabajadores o más, en situación de alta en la Seguridad Social, la exoneración de la obligación de cotizar alcanzará al 75 % de la aportación empresarial.

2. Dicha exoneración no tendrá efectos para la persona trabajadora, manteniéndose la consideración de dicho período como efectivamente cotizado a todos los efectos, sin que resulte de aplicación lo establecido en el artículo 20 de la Ley General de la Seguridad Social.3. La exoneración de cuotas se aplicará por la Tesorería General de la Seguridad Social a instancia del empresario, previa comunicación de la identificación de los trabajadores y período de la suspensión o reducción de jornada. A efectos del control de la exoneración de cuotas será suficiente la verificación de que el Servicio Público de Empleo Estatal proceda al reconocimiento de la correspondiente prestación por desempleo por el período de que se trate.

COMUNICADO DE PRENSA DE LAS ASOCIACIONES DE TRABAJADORAS DE HOGAR Y CUIDADOS SOBRE LA APROBACIÓN DEL SUBSIDIO EXTRAORDINARIO

Asociaciones de trabajadoras de hogar y cuidados de todo el Estado dan su valoración sobre la aprobación del subsidio extraordinario para el sector, alertando que se quedan fuera las, al menos, 200.000 trabajadoras sin contrato laboral. Y que no se ha afrontado la problemática, para aquellas trabajadoras afiliadas, de las cotizaciones fraudulentas a la Seguridad social por debajo de lo realmente cotizado, que implicará subsidios muy reducidos.

Adjuntamos comunicado

Al fin, el Gobierno ha enmendado el inexplicable atropello que suponía dejar fuera a las trabajadoras de hogar y cuidados de las medidas extraordinarias de protección social por la crisis sanitaria frente al coronavirus.
Tras la aprobación del estado de alarma y las primeras medidas extraordinarias, pusimos en evidencia la
reiterada discriminación en equiparación de derechos y han sido muchas las voces que se han ido
sumando en estos días para reclamar que se amparara a nuestro colectivo. La semana pasada, en solo 4
días, 4.410 adhesiones, 378 de las cuales fueron de diversas organizaciones sociales de todo el Estado, se
adhirieron al comunicado que reclamaba
que no se dejara atrás a las más de 600.000 trabajadoras que
componemos este sector.
Es por ello que lo primero que queremos manifestar es que esta medida es un
logro de la sociedad civil
organizada por la defensa de unos derechos que no están en cuarentena. Valoramos positivamente que se reconozca por primera vez un subsidio de este tipo, tanto para las trabajadoras despedidas como para
aquellas a las que se les ha suspendido el contrato por la situación sanitaria.

Solo esperamos que sea un paso decisivo para el reconocimiento definitivo del derecho a la prestación por desempleo del único sector laboral que permanece excluido, para la incorporación plena en el régimen general de la Seguridad Social y, que la declaración acerca de la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, no vuelva a quedarse pendiente. No podría entenderse lo contrario.
Sin embargo, tenemos que destacar que, como temíamos, es una
medida que resulta insuficiente para
garantizar la protección de todas las trabajadoras/es de este sector:

  1. Son conocidos los altos niveles de economía sumergida en el sector. Según las estadísticas oficiales,
    al menos 200.000 personas trabajan sin contrato laboral, representando, al menos, un tercio del
    conjunto y se quedan fuera
    . Son las 200.000 trabajadoras más vulnerables y en situaciones más precarias.
    Muchas de ellas
    trabajan por horas en distintos domicilios; otras, cuidando como internas y muchas se
    encuentran en
    situación administrativa irregular, en virtud a una ley de extranjería que condena a la gente
    a ocupar trabajos necesarios, pero en la clandestinidad y sin derechos.
  2. El subsidio será equivalente al 70% de la base reguladora. Teniendo en cuenta que, en este sector se
    cotiza por tramos, que muchas veces quedan por debajo de sus salarios reales; que no se actualizan las
    cuotas, a pesar de que los salarios se incrementen y que, para abaratar costes en la cotización de la
    seguridad social, es práctica común, por parte de los/las empleadores/as, declarar salarios y jornadas
    inferiores a las efectivamente realizadas, en demasiadas ocasiones
    este 70% quedará muy por debajo de lo que correspondería si la Seguridad social hubiera atajado antes este fraude reiterado, denunciado
    insistentemente desde los colectivos y asociaciones de trabajadoras de hogar y cuidados.
  3. El cuidado de personas mayores, menores y personas en situación de dependencia se considera,
    ahora oficialmente, con la aprobación del Real Decreto Ley 10/2020, de 29 de marzo,
    una actividad
    esencial.
    Tenemos un sistema público claramente insuficiente, mermado por años de recortes, que no
    garantiza los cuidados para todas las personas que los requieren y que mantiene en la precariedad a las trabajadoras y trabajadores del sector en diferentes ámbitos. Las trabajadoras de hogar y cuidados estamos cubriendo una parte muy importante de esas necesidades desatendidas y estamos especialmente expuestas a situaciones de vulnerabilidad por el lastre de los derechos no reconocidos.
  4. Muchas familias y personas deben acudir a la contratación en empleo de hogar para cubrir esos cuidados no atendidos con recursos públicos. Muchas lo hacen con escasos recursos y probablemente hoy también tengan mayores dificultades para llegar a fin de mes. Nada se dice en este real decreto de la exoneración de la cuota a la seguridad social que sí se ha tenido en cuenta para las empresas que tramiten expedientes de suspensión de contratos y reducción de jornada autorizados en base a fuerza mayor temporal vinculada al COVID-19. Esperamos, pues lo justo, que también se reconozca en este caso como apoyo a las familias empleadoras con niveles de renta más bajos, afectadas en sus ingresos por la crisis actual, y como mecanismo de protección a las trabajadoras.
    Si somos actividad esencial, nuestros derechos también lo son. Y resulta esencial que éste sea el primer paso para alcanzar el reconocimiento de todos los derechos de forma definitiva para Todas las trabajadoras,
    incluidas aquellas sin contrato o en situación administrativa irregular. Solo así nadie se quedará atrás. Si estas medidas pretenden proteger a los colectivos más vulnerables, es inadmisible que sean precisamente las trabajadoras más vulnerables las que sean excluidas.
  • Asociación de Empleadas de Hogar de Murcia,
  • Asociación de Empregadas de Fogar Xiara (Galiza),
  • Asociación Extremeña de Personas Trabajadoras del Hogar,
  • Asociación Hogar y Cuidados (Albacete),
  • Asociación Intercultural de Profesionales del Hogar y de Cuidados-AIPHYC (Valencia),
  • Asociación Malen Etxea (Gipuzkoa), Asociación Mujeres Migrantes Diversas (Barcelona),
  • Asociación de Mujeres Migrantes en la Comunidad Valenciana Yo Mujer,
  • Asociación Mujeres Unidas Entre Tierras (Barcelona),
  • Asociación de Personas Trabajadoras de Hogar y Cuidados (Castellón),
    Asociación Por Ti Mujer (Valencia),
  • Asociación de Trabajadoras de Hogar de Granada,
  • Brujas Migrantes (Madrid),
  • Colectiva de Mujeres Refugiadas,
  • Exiliadas y Migradas, Comunidad Centroamericanas (Madrid),
  • Comunidad Hondureña en España (ACHE),
  • Eje de Precariedad y Economía Feminista (Madrid),
  • Generando Red contra las Violencias Machistas (Madrid),
  • Grupo de Encuentro de Mujeres Trabajadoras y Cuidadoras de Psicólogas y Psicólogos Sin Fronteras
    (Valencia),
  • Grupo Libélulas (Barcelona),
  • Grupo Turín (Madrid),
  • HOAC Diocesana de Segorbe, Infolatina,
  • Mujeres que Crean (Madrid),
  • Observatorio Jeanneth Beltrán.
  • Derechos en Empleo de Hogar y Cuidados (Madrid),
  • Oxfam-Intermón,
    Plataforma por la Defensa de los Derechos de las Personas Trabajadoras del Hogar (Castellón),
  • Plataforma de Trabajadoras de Hogar y Cuidados (Provincia de Málaga),
  • Red Hondureñas Migradas-REDHMI (Madrid),
  • Red de Mujeres Latinoamericanas y del Caribe,
  • SEDOAC (Madrid), Territorio Doméstico (Madrid),
  • Trabajadoras del Hogar y Cuidados de Zaragoza,
  • Trabajadoras No Domesticadas (Bilbao),
  • Valencia Acull.

Y por último una reflexión interesante:

La voz de Iñaki Gabilondo | 31/03/2020 | Los de la cola, esenciales.

Más noticias/Berri gehiago

yonolasdejosolas
Derecho laboral

«Yo no las dejo solas»

A todas las compañeras y Colectivas aliadas que, desde la solidaridad feminista, habéis participado en la campaña de CAJA DE RESISTENCIA PARA TRABAJADORAS DE HOGAR Y CUIDADOS, MILA ESKER BIHOTZ BIHOTZEZ!!!

Amaia Perez Orozco
Derechos

De qué hablamos cuando hablamos de cuidados.

Amaia Perez Orozco Amaia Pérez Orozco es doctora en economía y participa activamente en movimientos sociales y feministas. Es integrante de la «Colectiva XXK. Feminismos,