Tienes que acceder para crear publicaciones y debates.

La Seguridad Social

Cotizar te da derechos propios, te respalda y permite solventar diferentes situaciones de enfermedad, accidentes, bajas y/o pensiones.
Pero cuáles son los puntos a tener en cuenta para acceder a la cotización de la seguridad social?

A veces lograr el alta en la SS, implica asumir su coste íntegro o una parte superior a la legalmente fijada, eso es ilegal y sancionable.

Hay que informarse para no cometer errores, por eso es importante tomar en cuenta lo siguiente:

La parte empleadora es la responsable de dar de alta a la trabajadora en la Seguridad Social (SS), desde la primera hora de trabajo, antes del inicio del mismo. Las trabajadoras que trabajan en más de un domicilio pueden y deben estar dadas de alta por todos sus empleadores y se suman todas sus cotizaciones.
Si las jornadas son inferiores a las 60 horas mensuales, la parte empleadora puede acordar con la trabajadora que se dé ella de alta e ingrese mensualmente las cuotas (que se siguen repartiendo igual entre ambas partes). Pero, si la parte empleadora no abona su proporción de la cuota, la trabajadora está obligada a abonarla completa y si no lo hace, la SS puede ejercer acciones contra ella para reclamárselo. Aunque luego la trabajadora puede, a su vez, reclamarlo a la empleadora.

La cuota mensual a pagar, que varía según el salario, se distribuye en 8 tramos. Cada cuota se calcula aplicando un porcentaje a la base de cotización que corresponda, según la tabla de tramos salariales fijada por el Gobierno. De la cuota total, a la trabajadora
le corresponde abonar una pequeña parte. No es legal descontar a la trabajadora una cantidad superior a la que le corresponde.

El plazo para solicitar la baja es de 3 días desde el cese en el trabajo y lo realiza la parte empleadora.

  • La baja por accidente de trabajo se cobra desde el primer día, sobre un 75% de la base diaria de cotización del mes anterior a la baja.
  • La baja por enfermedad se cobra sobre un 60% de la base diaria de cotización del mes anterior a la baja. Los 3 primeros días no se cobra nada, del 4º al 9º día deben abonarlo los empleadores y, a partir del 9º día, la baja la paga directamente la SS y es la misma cantidad diaria (60% de la base). A partir de estar 21 días de baja, la prestación sube al 75% diario, a cargo de la SS hasta que se termina. En caso de recaída por la misma enfermedad, si entre las bajas no pasan más de 6 meses, la segunda baja se cobra desde el primer día.
  • En la baja por maternidad, durante 16 semanas se cobra un subsidio del 100% de la base de cotización. Estas 16 semanas son ampliables a 2 más por cada hija/o de parto múltiple. 6 semanas es obligatorio disfrutarlas después del parto y las 10 semanas restantes, la trabajadora puede decidir cómo distribuirlas y puede repartir su disfrute con el padre o cedérselo íntegramente. Para acceder a esta prestación, hay que estar de alta en la fecha de comienzo de la baja de maternidad y se exigen, además, los siguientes periodos de cotización: hasta los 21 años, nada; de 21 a 26 años, 90 días cotizados en los últimos 7 años o 180 días en toda la vida; con más de 26 años, 180 días en los últimos 7 años o 360 días, en toda la vida.
  • Para tener derecho a la pensión de jubilación hace falta, como mínimo, tener 65 años y haber cotizado 15 años, 2 de ellos en los 15 anteriores a la fecha de la jubilación. A partir de 2013, estos periodos mínimos van incrementándose y, así, los años exigidos y la edad irán subiendo. Además, tienen derecho a la pensión del SOVI aquellas trabajadoras que cotizaron 180 días mínimo, antes del 1 de enero de 1967. En muchos casos, se pueden cobrar a la vez una pensión de viudedad y la jubilación, dependiendo de los ingresos.

El tope máximo para cotizar impide que aquellas trabajadoras cuyo salario supere ese límite, puedan cotizar por su salario real.
Cuidado con el salario que se declara, cuando se cotiza por una cantidad inferior, las bajas y futuras pensiones serán inferiores a las que hubiese correspondido de cotizar por los verdaderos salarios.
Puedes denunciar al empleador/a que no asegura, incluso aunque hubieses aceptado esa situación anteriormente o pactado renunciar a la SS a cambio de cobrar más salario. La SS obliga a los empleadores a pagar los atrasos de 4 años, aunque a la trabajadora se le reconocen todos los años que pueda demostrar, a efectos de futuras prestaciones.
Discriminación y desigualdad, se está en un sistema especial. Hay derechos que siguen sin reconocerse, como el paro, entre otros.
Se incumple y vulnera el derecho a las bajas por enfermedad y/o maternidad. Se suele despedir a las trabajadoras cuando se conoce la noticia del embarazo.
Exclusión de las trabajadoras de hogar de la Ley de prevención de riesgos laborales. Al excluirlas, no se consideran las consecuencias que puede acarrear realizar determinadas tareas o hacerlo en malas condiciones en la salud física y psíquica de las trabajadoras. Este desconocimiento y falta de información afecta también a la parte empleadora que, de forma habitual, exige a las trabajadoras determinadas tareas o ejecutarlas en unas condiciones que pueden suponer nefastas consecuencias.